Richard Price

Los hechos: tres amigos vuelven a casa medio borrachos, se cruzan con dos jóvenes que intentan robarles, un disparo y un muerto. Para llegar a eso han pasado antes muchas cosas, y ese disparo hace que ocurran muchas otras y que muchos se planteen por qué ocurren ciertas cosas, qué les ha llevado hasta esta situación.

A Price no le interesa describir cada personaje del teatrillo de la violencia (sospechoso, culpables, víctima, investigadores, periodistas, abogados, etc) sino indagar en qué hay en el fondo. No hay buenos y malos claros, tampoco un intento burdo de justificación ambiental, tipo NY es así y aquí pasan estas cosas, sino que hay un intento de indagación en la responsabilidad, o al menos yo así lo he captado.

Un personaje piensa que es mejor persona de lo que muestra todo lo que ha sucedido en su vida hasta entonces. ¿Eso es posible? ¿podemos achacar todo a la mala suerte, a las circunstancias? Price no termina de definirse. Posiblemente no es la tarea de una novela.

Se explica muy bien la dificultad del trabajo policial, con realismo. No hay ningún tipo de suspense pues todo está claro desde el principio. La historia se hace un poco larga y no se parece mucho a la clásica novela negra. Los diálogos son extraordinarios, lo mejor sin duda. Hay muchas escenas muy bien contadas. A mi me han gustado todas estas cosas, pero, en conjunto, no es un libro que recomiende a toda costa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario