Meridiano de sangre

Harold Bloom decía de Meridiano de sangre que le parecía la obra imaginativa más impresionante entre todas las de los escritores estadounidenses vivos. Bloom suele pontificar más de la cuenta pero no es una opinión que se pueda despreciar. A mi me ha parecido una novela excesivamente salvaje. Un grupo paramilitar es contratado por el gobierno mejicano para matar indios. Estamos a mitad del XIX en la frontera con Texas. Los hombres de Galton y del juez Holden son auténticos carniceros. Muertes, muertes y más muertes.

Sobre todo, es difícil saber dónde quiere llegar McCarthy con esta historia. No suele jugar la baza posmoderna de la incomprensibilidad y el hermetismo, ni en estilo ni en contenidos, pero en esta novela, sobre todo en su resolución, se despista un poco del sentido global de la obra.Sus exploraciones son las que ya conocemos en este autor: el mal (particularmente la violencia y a guerra), Dios.

¿Acaso has visto otro mundo que te haya gustado más?
Se me ocurren sitios mejores y mejores caminos.
¿Puedes hacer que existan?
No.
No. Es un gran misterio. El hombre no puede conocer su mente porque la mente es el único medio de que dispone para conocerla. Puede conocer su corazón, pero no quiere. Y hace bien. Es mejor no mirar ahí dentro. No es el corazón de una criatura que siga el camino que Dios le ha marcado. Se puede encontrar maldad hasta en el más pequeño de los animales, pero cuando Dios creó al hombre el diablo estaba a su lado. Una criatura capaz de todo”

Nadie puede sustraerse a esa voz.
Yo no oigo ninguna voz, dijo.
Cuando deje de sonar, sabrás que la has estado oyendo toda tu vida.
¿En serio?

Da igual lo que los hombres opinen de la guerra. la guerra sigue. Es como preguntar lo que opinan de la piedra. la guerra siempre ha estado ahí. Antes de que el hombre existiera, la guerra ya le esperaba.

Por lo demás, los diálogos son en su mayoría excelentes y las descripciones vivas y plásticas (espectacular por ejemplo, al final del cap IV, el asalto de unos comanches a una caravana de blancos, o la fabricación de pólvora por Holden en el cap. X).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario