El caso Bolaño

Todavía no tengo claro si Bolaño es un bluff o un escritor importante. Quizás la verdad esté en medio. Como vagamente es algo que me gustaría aclarar algún día, he leído Entre paréntesis, un conjunto de artículos y textos variopintos. Mientras reúno fuerzas para acometer algún día alguna de sus famosas (y larguísimas) novelas, he ido a lo seguro, a lo que seguro me iba a gustar, quiero decir. Cuando los escritores hablan de libros suelen decir cosas interesantes, y más en este caso, una especie de outsider exiliado de lengua afilada.Textos, discursos, conferencias, artículos largos, artículos breves, entrevistas y notas. Los temas: libros, escritores, el exilio, Chile, lugares y amigos.Dos peros (para mi): se centra en un 80% en literatura hispanoamericana, de la cual yo sólo conozco a los importantes; habla mucho de poesía, con la que estoy poco o nada familiarizado.

Bolaño se expresa con contundencia, tanto cuando habla de lo que le gusta como de lo que no. Y parece que lo ha leído todo. Es imposible aburrirse con un libro así.

He anotado varios autores y títulos que destaca y que no he leído:

Argentinos
Osvaldo Soriano.
Roberto Arlt y su continuador Ricardo Piglia.
Osvaldo Lamborghini (y su terrorífica Tadeys) y su albacea Cesar Aira(el cuento Cecil Taylor o la nouvelle Como me hice monja).
Alan Pauls (el cuento El caso Berciani).
J.Rodolfo Wilcock, La sinagoga de los iconoclastas.

Chile
Destroza a Isabel Allende y a Skármeta.

Méjico
Pitol, Juan Villoro.
Sergio González Rodríguez (Huesos en el desierto, sobre los crímenes de Ciudad Juárez).

Guatemala
Rodrigo Rey Rosa.

Gombrowicz y su Ferdydurke.
Anagrama y Herralde.
Javier Cercas, Tomeo, Andrés Neuman, A. G. Porta, Vila-Matas,
Lichtenberg.
Walter Mosley.
Thomas Harris (Hannibal).
Barry Gifford, Cormac McCarthy.
Antoine Bello, Elogio de la pieza ausente.
Ideas para sobrevivir a la conjura de los necios (antología de Swift en Península).
Philip K. Dick.
Ellroy, Mis lugares oscuros.
84, Charing Cross Road.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 thoughts on “El caso Bolaño

  1. Hola Javier, gracias por toda la info que publicás en el blog. No quiero ser pesado pero ya que nombrás autores argentinos te tengo que decir que a Roberto Arlt hay que leerlo, es un grande de verdad. En la época en que él escribió (principios del siglo XX), los escritores eran en general gente de clase social acomodada que escribía un poco por “inspiración”, Arlt se burlaba de esto ya que el era el paradigma del escritor proletario, escribía y escribía toneladas de papel para poder comer ya que era de origen muy pobre. Artículos periodísticos memorables (aguafuertes porteñas), obras de teatro, cuentos y grandes y terribles novelas engrosan una obra impuesta como él decía a “prepotencia de trabajo”. En esa Buenos Aires de las décadas del veinte y treinta, donde nuestro país se convirtió en el “granero del mundo”, la ciudad tuvo un crecimiento desmesurado, en comercio, en industria y también en población, es la época del “crisol de razas” cuando las calles estaban pobladas por gentes que hablaban infinitas lenguas (desde el vasco, hasta el ruso pasando por innumerables dialectos del sur de Italia), y esas culturas se compartían en un ambiente bullicioso. El otro gran padre de la literatura argentina, Leopoldo Marechal, retrató esa sociedad absurda recurriendo al humor y al amor, mostrando la cara feliz de esa ciudad de locos, retrato que también llegó desde el teatro por medio de un genero propio, el “sainete”, pequeñas comedias de enredos donde se reflejaban también los conflictos y encuentros entre toda esta gente que buscaba un lugar en una nueva sociedad, generando a la vez una nueva identidad. Arlt también refleja todo esto en sus obras pero su ojo fue más agudo, mostrando el lado siniestro y la parte oscura de la naturaleza humana con un realismo descarnado, y hablando de temas muy fuertes para la época: pobreza, delincuencia juvenil, odio, resentimiento, drogas, terrorismo, homosexualidad, represión, aparecen en sus novelas dejando en claro siempre el trasfondo de una sociedad injusta en que, casi toda la riqueza lo que en ese tiempo era uno de los países más ricos del mundo, estaba en manos de un pequeño grupo de “notables” (a los que luego se llamó también oligarcas) y que todo ese pueblo vivía en una pobreza indigna que, según el autor, abrigaba el germen del conflicto social. Por eso Arlt fue rechazado por las sociedades de escritores de su época, que buscaban mostrar escritos más nobles y edificantes que sus sórdidos relatos. En fin, hay muchas razones para leer a Arlt, pero quiero agregar también la presencia en sus obras de deliciosas palabras hoy caídas en el olvido, “perdularios”, “badulaques”, “pelafustanes” se convierten en personajes un poco menos sombríos al ser nombrados de esta manera. En fin, un grande Arlt.

  2. El de Aira lo he conseguido en pdf, pero con lo que dices…
    El de Pitol y 84, ya los conocía, y me gustaron. Es útil daber lo que dices de Villoro.

    Lo de las palabras. Es un viejo debate. Yo creo que es bueno que alguien ponga un poco de orden (la RAE) pero suelen ir detrás de la vida.

  3. He leído tu entrada sobre Bolaño, me ha gustado mucho. Yo también hice anotaciones de libros que le habían gustado a Bolaño, sin embargo sus lecturas fueron decepcionantes y deje de seguir sus recomendaciones, ahora me fío de otra gente como tú. Te digo lo que me compré por si lo quieres:

    Como me hice monja de Aira: es un libro rarísimo e imcomprensible a más no poder. Es surrealista, yo no tengo nada en contra del absurdo, me encantan pintores como Dalí, solo que en este caso no es sugerente y te das cuenta de que llevas 40 páginas leyendo por leer sin entender nada.

    El arte de la fuga de Pitol: me decepcionó, son cuentos solo un par de ellos se salvan el resto empiezan como terminan sin ningún sentido y no me aportaron gran cosa.

    El testigo de Villoro: es muy similar en estilo a Bolaño, habla de mejico, es interesante. Lástima que tiene algunos pasajes (demasiados) que hay que leer en diagonal y además es muy anticlerical.

    84, Charing Cross road: lo compré y lo leí en dos horas. Curiosa relación de un cliente con sus libreros, habla de libros ingleses de los que nadie sabe nada y en ese sentido no da pistas para otras lecturas. Me gustó pero no tanto como dice la gente. Hay una película con Anthony Hopkins que no he visto, no se como han podido hacer una peli de tan poca cosa.

    Otra cosa: es interesante la sección que tienes sobre palabras, sin embargo a veces pones acepciones que están tan arraigadas que dudo que la gente vaya a usarlas como tú dices sino como todo el mundo hace. La pregunta es: quién hace el lenguaje? ¿cuando cambian las palabras de significado y acepción? ¿no pasa a ser correcto lo que todo el mundo entiende por correcto?

  4. En literatura es bueno huir de divismos. Uno se hace fan cuando la conexión con el autor se hace íntima y cercana, como si hablaras contigo mismo.

    De los comentarios, Los detectives salvajes es una novela maravillosa. Si deseas leer una breve, Una novelita lumpen es una pequeña obra de arte, a mi juicio. Tengo una reseña en mi blog por si deseas leerla y, en todo caso, te diré que nunca se pierde nada por empezar una novela o poema. Si no gusta, cierras el libro y a por otro.

    Me ha gustado ese inicio, insisto, donde prevalece el juicio ajeno sobre la pompa mediática y la fama. De todas formas creo que Bolaño, dentro de 50 años, será tan valorado como Vargas Llosa o Carpentier, por citar dos.

    Un saludo y enhorabuena por el blog.

  5. Después de leer bastantes cosas de Bolaño yo también tengo mis reservas. Yo diría que es un escritor con método lo que hace que sus libros tengan un vago aire de prefabricados. John Irving, que siempre me ha gustado, me produce casi exactamente la misma impresión.

  6. Amigo Javier: la importancia de Bolaño se verá mejor dentro de unos años, cuando su obra se vea en perspectiva. Éntrale a "Los detectives" sin prejuicios, no te amedrentes por el grosor. O comienza con una joya llamada "Estrella distante".
    Saludos

Deja un comentario