Capitán Hayden

Buena novela.

Segunda aventura marina del capitán Hayden, al mando de una fragata de la Armada inglesa. En el invierno de 1793, en guerra con los franceses, debe conducir un convoy a Tolón y allí recibirá una nueva misión de ayudar en Córcega, que lucha por su independencia. Se hace referencia frecuente a cosas sucedidas en Bajo bandera enemiga, pero no es necesario haberla leído.

Un barco de guerra es un micromundo donde cabe todo lo humano, aquí, en particular, bajo el estilo masculino militar. La vida para ellos, fuera del navío, apenas existe. Los oficiales, el cocinero, el clérigo, el médico y la marinería, se enfrentan guiados por su líder al mar, a los franceses, a las enfermedades, al miedo, a sus propias rencillas. Los gestos de valor, generosidad y lealtad dan calidad y propósito a sus vidas. Hayden tiene los ingredientes del héroe, firme y decidido, valiente y caballeroso, que lucha con honor contra sus antagonistas externos e internos. Sufre la soledad del poder y la injusticia de una vida donde el mérito no siempre depende sólo de los propios actos. La novela está llena de situaciones que plantean jugosos matices: la condición de inglés de madre francesa de Hayden, la tensión disciplina/derechos humanos, la presencia a bordo de un oficial de padre judío, etc.

Las descripciones de hechos marinos es minuciosa y exacta pero sin abrumar, convincente sin resultar pesado. El canadiense está atento también a los datos históricos reales, y algunos llegan a inspirar explícitamente algunas de sus páginas, y acierta por completo al retratar una época y un modo de ver la vida. Es cuidadoso con el estilo y el lenguaje y fotografía con detalle y verosimilitud una manera de relacionarse hiperformal (vista desde nuestros días) y llena de convenciones sociales. Hasta los momentos de tensión bélica, o de fuertes disputas personales, están tamizados por el modo de narrar distanciado y frío acorde con la flema británica de los protagonistas. La acción y las relaciones personales avanzan majestuosamente, como la fragata, sin grandes convulsiones pero sin perder interés.

Russell sigue los pasos de Forester y O’Brian, y está gestando una saga clásica y duradera, para los amantes de las aventuras bélicas marinas que además aprecian un estilo clásico y cuidadoso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario