Sunset Park, de Auster

Cuatro inquilinos ilegales, sin nada que ver con los okupas clásicos, comparten una casa abandonada en Sunset Park, un barrio de Brooklyn, tan frecuentado en las novelas de Auster. Bing es músico y arregla cosas estropeadas, Ellen pinta y Alice escribe su tesis doctoral. Miles, mientras espera a que su novia cumpla los 18 años, ha vuelto a New York dispuesto a reencontrarse con su familia, a la que no ve desde la muerte de su hermanastro, ocho años atrás.

Además de las de estos personajes, Auster introduce aquí y allá las historias de otros muchos, las actuales parejas de los padres de Miles y de las hermanas de su novia, un escritor, varios jugadores de béisbol famosos, etc. La rica inventiva de Auster se va mezclando con sucesos históricos y actuales de modo pertinente y bien trabado. Se trata de una amplia mirada a un mundo complejo de personas desorientadas, cultas e instruidas la mayoría (casi todos leen, o escriben, o editan) pero que no saben que hacer con sus vidas.

Están perdidas en medio de las consecuencias de sus actos, de las fuerza de sus emociones o de los imperiosos reclamos de sus cuerpos. Algunos insisten en que la función de la literatura no es ofrecer respuestas sino sólo imitar la realidad, pero también cabe esperar de un autor con genio intuición en lo que mira y explica. Auster lleva muchas novelas fiel a su talento indudable para urdir historias difíciles de dejar pero tristemente despistado a la hora de profundizar en la naturaleza del hombre. El libro se lee de un tirón pero al final percibes que aporta poco. Tiene detalles sexuales sueltos, pocos y breves pero molestos. No es su mejor libro pero los ha escrito peores.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario