No es país para viejos (II)


El sheriff Bell reflexiona sobre el mal:

Creía que nunca conocería a una persona así y eso me hizo pensar si el chico no sería una nueva clase de ser humano.
Yo siempre supe que para hacer este trabajo había que estar dispuesto a morir. Si no, ellos lo saben. Lo notan enseguida.
Gobernar a los buenos cuesta muy poco. Poquísimo. Y a los malos no hay modo de gobernarlos. Al menos que yo sepa.
No se puede ir a la guerra sin Dios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario